lunes, 15 de enero de 2018

El omnígeno sabor del café.
















Fotografía de Fernando Jorge Gonçalves


He sido la hoja de una espada,
He sido una gota en el río,
He sido una estrella luciente
He sido una palabra en un libro,
He sido un libro en el principio,
He sido una luz en una linterna,
He sido un puente que atraviesa sesenta ríos,
He viajado como un águila,
He sido una barca en el mar,
He sido un capitán en la batalla,
He sido una espada en la mano,
He sido un escudo en la guerra,
He sido la cuerda de un arpa,
Durante un año estuve hechizado en la espuma del agua.


Poema galés del siglo VI

lunes, 27 de noviembre de 2017

EL AMETAFÍSICO AXIS MUNDI DEL REY EDIPO (ELVIS PELVIS)
















EXERGO:
“Solo tiene una voz y anda con cuatro pies por la mañana, con dos pies al mediodía y con tres pies por la noche”
Tal era el enigma que Edipo (significa pies o pié hinchado) debía resolver ante la esfinge para no ser estrangulado, apretado del cuello para impedir la circulación del aire y de la sangre hasta morir, como todo aquel que no superara el acertijo.
Se dice que Edipo ya sabía de antemano la respuesta pues le habría sido revelada en un sueño.
“Es el hombre (ser humano)” respondió Edipo, ante lo cual la esfinge muere, desaparece como ficha en el juego del mito. Ya no es necesaria y su misión está cumplida o al menos desplazada.
Es curioso que la esfinge se ubica en un lugar específico donde controla tanto la salida como la entrada de la gente a Tebas, la misma función del esfínter (más concretamente el anal) y cuya palabra tiene la misma raíz en griego que esfinge.
Otra función que debemos considerar, aparte de esfínter, en este exorciludio, para al final ir despertando nuestra facultad de ver y no quedar ciegos de por vida como el mismo Edipo, es la función de articulación en el sentido de coyuntura.
Desde antes de enfrentarse a la esfinge, Edipo se ha hecho consciente de una de las aristas en la esencial articulación del SER, es consciente que ES un hombre, que ES un ser humano (alguna vez F. Nietzsche enfatizó que era un pecado que él mismo fuera un ser humano), a diferencia del resto que no lo sabían y no aprobaron el examen y por tanto no pudieron pasar por el esfínter. No llegaron a la consciencia de la civilización y por tanto no eran aptos para ser coyuntura, coyunta, conyugue con la hija del rey de Tebas y articular un buen y fluido gobierno de ese reino. Noten muy bien que a la dama se la ofrece como un bien de intercambio para…un objetivo específico…que le hará bien al reino del rey, característica fundamental para definir el principio de cultura y civilización (Claude Lévi-Strauss y su teoría del principio tabú al incesto)
Una de las funciones tradicionales de las esfinges es que son reguladoras entre lo mundano y lo ultramundano, entre lo sagrado y lo profano, entre lo inconsciente y lo consciente según la mitología egipcia de donde fueron tomadas por la civilización griega.
Detengámonos un poco en esto de articulación como coyuntura, y sagrado. Detengámonos en “articulación sagrada” y citemos a Mircea Eliade para tener una de las tantas nociones de lo sagrado “…lo sagrado siempre requiere de un "espacio sagrado" que se relaciona con la creación o fundación del mundo…siempre que algo es sagrado existe porque descubrimos un axis mundi; es decir un "eje del mundo" que da sentido al universo al hacer que el caos se convierta en orden o cosmos…Hay quienes opinan que lo profano ha intentado destruir lo sagrado. Pero en realidad sólo quiere ser otra forma de lo sagrado, pues todos necesitamos un “axis mundi” para construir nuestro propio universo… todo microcosmos, toda región inhabitada, tiene un centro; esto es, un lugar que es sagrado por encima de todo”
Sencillo y fácil lo expresado por Mircea Eliade. Pero hagamos que sea todavía más sencillo y más fácil.
Alguna vez hemos jugado con el famoso “cubo Rubik”, pues bien, este singular artilugio concretamente nos da idea de lo que puede ser un “axis mundi” que es su centro donde se articulan todos sus movimientos.
Presento la foto de su axis mundi al igual que el cubo sin su axis mundi jajajaja, sin el cual perdería su esencia y su razón de SER. ¿Cuántas personas se encuentra uno a diario separadas de su axis mundi? ¿Sin su centro, sin alma, con su axis mundo osificado, abandonado y olvidado?

Axis Mundi del cubo Rubik
Cubo Rubik sin su axis mundi.

Los humanos también tenemos nuestro axis mundi que es la pelvis, es el punto donde se empieza a diferenciar y a sentir materialmente, tangiblemente, concretamente lo inconsciente y lo consciente, lo material y lo inmaterial, lo abstracto y lo concreto, lo tangible y lo intangible, lo sagrado y lo profano. 
De hecho y gracias a los rituales sagrados de la antigua roma al hueso sacro se le llama hueso sacro.





“Solo tiene una voz y anda con cuatro pies por la mañana, con dos pies al mediodía y con tres pies por la noche” Era el enigma de la esfinge...
Son varios, por no decir todos, los artistas que han explorado estéticamente la postergación del enigma de la esfinge como axis mundi y la articulación ósea entre el cielo y la tierra, entre lo consciente e inconsciente…como Georgia Totto O'Keeffe o Salvador Dalí entre otros. 
Sin duda alguna toda obra de arte desde las musicales hasta las escultóricas son una constante exploración y remisión que siempre se articula con esta coyuntura pélvica ¿recuerdan lo de Chopin en una nalga? 
También en el arte Zen se medita desde y con la estética esta sagrada relación y articulación entre el cielo, la tierra y el ser humano, testimonio vivo son sus ikebanas, bonsáis, haikus…y otros muchos más alcances.
Dejo algunas ilustraciones que demuestran lo anteriormente dicho:



















jueves, 16 de noviembre de 2017

Pecado Metafísico de Adán y Eva


En nuestro pecado original
la inocencia de la manzana
desnudó el color metafísico
de la serpiente.

Nuestro paraíso fue el sexo.

Y la palabra amor en tus labios
creó el agua y los cielos,
y esta tierra y todas las tierras.

La furia ciega y los bermellones
de la sangre y de la guerra
jamás salpicaron nuestros estandartes
entre el sol y las espigas.

Fuimos la canción victoriosa
que clamaba el corazón del mundo.